Seleccionar página

Hilos tensores faciales en Zaragoza

Descubre los resultados de los tratamientos de hilos tensores faciales

Además de las arrugas y de las manchas, la flacidez es otro de los signos del paso del tiempo que más preocupa a las mujeres (y también a muchos hombres). La flacidez, que afecta tanto al rostro, como al cuerpo (brazos, glúteos, piernas…), es la pérdida de firmeza de la piel que se produce por el debilitamiento de los tejidos que hacen de sostén como el colágeno y la elastina. Con el paso del tiempo la producción de colágeno disminuye de manera importante, por lo que la piel pierde firmeza con los años. Para luchar contra la flacidez, sin pasar por el quirófano, desde hace unos años, el tratamiento médico-estético más utilizado son los hilos tensores,

Los hilos tensores son un procedimiento aconsejable para mujeres y hombres que presentan los primeros síntomas de envejecimiento. Para aquellos que quieren reducir el impacto de las primeras arrugas o de los surcos demasiado marcados”. Es decir, es una técnica de rejuvenecimiento que no funciona en pieles muy maduras, con arrugas demasiado marcadas y una flacidez extrema.

 

¿Qué son los hilos tensores?

Son filamentos del grosor de un cabello de diferentes materiales pero todos biocompatibles, por lo que no producen alergias ni rechazo. Los más utilizados en estética son los hilos de polidioxanona, un material reabsorbible y compatible con el organismo. Los hilos tensores se utilizan en otros campos de la medicina, como la cirugía cardiaca, así que son seguros, nada invasivos, y se pueden hacer retoques.

El tratamiento de hilos tensores faciales en Zaragoza se basa en  la implantación de mini hilos que forman una red y ayudan a combatir la flacidez o las arrugas con estupendos resultados. Gracias a este tratamiento se provoca un efecto lifting que se aprecia de forma inmediata a la vez que se favorece la producción natural de colágeno.

Los hilos tensores faciales en Zaragoza es un tratamiento que mejora el aspecto de las pequeñas arrugas, los pliegues nasogenianos y la piel flácida.

El procedimiento es sencillo  y rápido, mediante técnica ambulatoria, con anestesia local y sin hospitalización. La técnica consiste en la inserción de pequeñas agujas cargadas con mini hilos de polidiocanona que permanecen en la dermis cuando se retiran.

No hay un tiempo de recuperación y la reincorporación a la vida normal es inmediata.

Los resultados se notan desde el primer momento, siendo el punto de máximo efecto a los 2-3 meses desde el procedimiento. Los hilos tensores tardan entre 6 y 8 meses en ser reabsorbidos.

¡Solicite Información ahora!

3 + 14 =